Ernesto S.

Fui a visitar a un amigo a Madeira, que me llevó a esta excursión. Buenísima la calidad del barco, la comida, y el propio paseo. Emanuel es un anfitrión/guía de primera, cuándo estábamos ya volviendo, vio a lo lejos que había un movimiento de pájaros en el agua, que podían ser delfines … sin importarse que la excursión estaba por terminar, nos llevó hasta allá y nos quedamos mirando los delfines de cerca y viendo como jugaban en el agua … inolvidable. La isla vista desde el mar es un espectáculo impagable. Si vuelvo a Madeira, ya tengo un día reservado para volver a hacer la excursión!